Lula Da Silva habría recibido más de 2 millones de dólares. Empresa opera grandes inversiones en Perú y otros países latinoamericanos

Mientras toda la prensa nacional anda distraída con la selección de fútbol o con la menuda coyuntura política, en Brasil se está desatando un terremoto. Y es que la revista brasileña ISTOÉ ha revelado las confesiones dadas a la justicia del vecino país por Marcelo Odebrecht, dueño de la empresa constructora del mismo nombre, revelando que entregó sobornos por más de 8 millones de reales (o 2 millones de dólares) al expresidente de Brasil y líder del izquierdista Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula Da Silva.

De acuerdo con la publicación, que narra los pormenores de esta denuncia en un extenso reportaje, Marcelo Odebrecht indicó que los sobornos los entregó a cambio de conseguir contratos para su empresa con la firma petrolera estatal Petrobras. Los pagos se hicieron, según esta versión, entre 2012 y 2013, cuando Lula Da Silva ya no era presidente pero seguía manteniendo una cuota de poder pues el partido que lidera estaba en la presidencia a través de Dilma Rouseff.

Odebrecht, cabe señalar, ya ha sido condenado a 19 años de prisión por estar implicado en el llamado “Caso Lava Jato” y por ello se ha sometido a la colaboración eficaz con las autoridades judiciales del Brasil. Semanas atrás la prensa anunció que las confesiones del empresario ya comenzaban a implicar a altas autoridades del Brasil y de países en los que la constructora se había adjudicado inversiones por miles de millones de dólares.


La revista señala que no solo Marcelo Odebrecht confirmó el soborno a Lula, puesto que el exmandatario brasileño también ha sido sindicado por por el propietario de la empresa de construcción y padre de Marcelo, Emílio Odebrecht; por Alexandrino Alencar, un exejecutivo de la compañía; y por el director de la empresa para América Latina y Angola, Luiz Antonio Mameri.

Existe además en el expediente judicial un intercambio de mensajes electrónicos entre Mameri y Marcelo Odebrecht, donde de acuerdo con la revista “es clara la participación de Lula para la aprobación de proyectos de contratistas”. Muchos detalles aún no salen a la luz, porque está en marcha la investigación judicial.

EN PERÚ

Cabe recordar que Odebrecht es una de las principales empresas constructoras que operan en el Perú, y recientes gobiernos la tenían entre sus favoritas a la hora de adjudicar millonarias obras. Es el caso de Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala, la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, además de autoridades regionales y municipales.

En el caso de Toledo, Odebrecht se adjudicó la construcción de la carretera Interoceánica del sur, en medio de grandes cuestionamientos y que habrían sido pasados por alto por el entonces ministro de Economía, Pedro Pablo Kuczynski, hoy presidente de la República.

Con Alan García, Odebrecht tenía a su cargo el millonario proyecto Olmos, la Línea 1 del Metro de Lima, entre otras; en tanto que con Humala pudo adjudicarse el polémico contrato del Gasoducto Sur Peruano con un valor de 7 mil millones de dólares. Otras obras a su cargo eran el corredor vial de Piura, el proyecto Matarani, la Costa Verde del Callao, y un largo etcétera. Ya desde hace meses se están reportando indicios de la estrecha colaboración entre directivos de Odebrecht con Humala y su esposa, la exPrimera Dama Nadine Heredia.

En el caso de la Municipalidad de Lima, Odebrecht se adjudicó la concesión de la Panamericana Norte y Sur a través del proyecto “Rutas de Lima”, que incluirá el cobro de más peajes. De igual manera, la ampliación de la avenida Ramiro Prialé. Villarán también llegó a decir que Odebrecht le donó a su administración arena para el proyecto en la playa La Herradura que no duró ni un día antes de colapsar ante la furia del mar.

LULA CONTESTA

En las últimas horas, el expresidente Lula da Silva afirmó que existe un “pacto casi diabólico” entre el juez Sergio Moro, la prensa, la Policía Federal y la Fiscalía contra él, y reiteró, una vez más, que no cometió ningún delito de corrupción.

“Hay un pacto casi diabólico de la prensa, el Ministerio Público Federal (Fiscalía), la Policía Federal y Moro contra mí”, declaró Lula durante un acto en Sao Paulo convocado por intelectuales y líderes de movimientos izquierdistas, sindicales y sociales que le expresaron su apoyo.

En respuesta, el Fiscal General de Brasil, Rodrigo Janot, dijo hoy no ser una persona religiosa al responder con ironía a la declaración en la que el expresidente Lula. Esta es una historia que recién comienza y falta saber si autoridades peruanas también están implicadas en la red de corrupción del llamado “caso Lava Jato”.

Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: