“Yo, he cobrado en total, en mi carrera periodística, no solo a este Gobierno (de la Presidenta Nadine Heredia) , si no al Gobierno de Alán García, también, claro que sí”. Atte. Marco Sifuentes.

¿Puede un periodista de investigación cobrarle por servicios profesionales al gobierno?




Para informar a nuestros seguidores de eldiariodejhonney.pe por respeto a la ética e imparcialidad periodística  no brindamos "CONSULTORÍAS" ni "ASESORÍAS" al GOBIERNO.

MEMOREX

Philip Butters destruye y humilla a Marcos Sifuentes en vivo por recibir dinero del por ser "asesor" y "consultor".




El presentador de radio Phillip Butters afirmó durante su programa de radio que el periodista Marco Sifuentes ha hecho “mermeleo” con factura en este gobierno. Asimismo, criticó que el periodista haya cobrado 25 mil soles al gobierno y sea a la vez su opositor, ya que no lo considera serio.

Minutos después, Marco Sifuentes llamó al programa de radio de Butters, y amenazó en vivo a Phillip con querellarlo: “Tienes exactamente un minuto para que te rectifiques”.

En medio de la acalorada discusión, Sifuentes intentó aclarar sobre su trabajo para el gobierno: “Soy un profesional independiente, he cobrado por ‘encima de la mesa’”.

Momentos antes de terminar abruptamente la comunicación telefónica entre Butters y Sifuentes, el conductor radial se ratificó en asegurar que el periodista independiente hace mermeleo con factura: “Queréllame, no me amagues”, sentenció el locutor.



MARCO SIFUENTES QUINTANA con RUC Nº 10403924194 contratando con el Estado, lo cual no es nada malo




REFLEXIÓN PARA LA ARROGANCIA


Tipo: Refrán Enunciado: El que al cielo escupe, en la cara le cae
Ideas clave: Arrogancia 
Significado: Recrimina la excesiva arrogancia, al tiempo que advierte que es frecuente que reciba su merecido.
Comentario al marcador de uso: También se emplea la forma Quien al cielo escupe, en la cara le cae.




En defensa de Mariella Balbi / Ricardo Vásquez Kunze / político.pe

Si Sifuentes era un periodista honesto contratando con el Estado y ejerciendo su derecho a la opinión, ¿por qué tendría que ser distinto con Balbi?

Hoy descubro en Facebook un ataque a la colega Mariella Balbi por parte de un portal cuyo redactor dice ser "egresado de Youtube". Sin duda, viniendo de ese portal, la ¿denuncia? termina siendo la "concha de la semana", con el perdón de Caretas, si se me lo permite. Veamos por qué.

El "argumento" —que no es más que una insinuación— es bastante simple. Mariella vendría a ser una periodista a sueldo del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. La "prueba" es que ha escrito dos columnas a favor del bypass de 28 de Julio en un contexto en el que, según el autor de la nota, pese a las innumerables pruebas de que "no sirve para nada" y que tiene "irregularidades" por doquier, "hay una periodista que se empeña en defender la obra".

Luego viene la "comprobación" de la insinuación-argumento. La periodista habría contratado servicios con la Municipalidad por 20 500 soles. Listo: 2+2 son 4. Debió haber hecho un disclosure previo en sus columnas, señala finalmente la nota del portal, para incidir en lo que sería una falta de idoneidad profesional de la colega al no advertir a sus lectores de ese hecho.

Mi memoria no es muy buena aunque no lo suficientemente mala como para no recordar un hecho reciente en el que el fundador de ese mismo portal, Marco Sifuentes —hoy retirado—, fue sacado al fresco por otro colega periodista, precisamente por contratar con el Estado sin hacer el disclosure respectivo que se le pide hoy a Balbi. 

En esa ocasión y al aire en un programa radial, Marco Sifuentes fue señalado por Philip Butters como "mermelero", pues según este no podía haber independencia ni objetividad si vendías una serie de servicios al Estado cuyo(s) gobierno (s), se supone, la prensa debe fiscalizar. 

Resulta así de lo más gracioso que a Balbi se la sindique (mediante una insinuación directa) de lo mismo que hizo Sifuentes —contratar con el Estado sin hacer el disclosure respectivo— sugiriendo una deshonestidad que el fundador del portal que hoy la señala negó para sí mismo.

En otras palabras, si Sifuentes era un periodista honesto contratando con el Estado y ejerciendo su derecho a la opinión, ¿por qué tendría que ser distinto con Balbi?

La respuesta tiene dos niveles -como suele pasar- uno legal y uno práctico. Del legal me puedo ocupar sin mucho enredo: es perfectamente legítimo, como adelanté, que un periodista como Sifuentes le haya cobrado, como él dice en el video, a Ministerios por sus servicios profesionales. Nada que discutir. Ahora bien: en el plano práctico sí hay algunas complicaciones. Y ojo: yo no soy periodista como Sifuentes. Pero algo de sentido común guardé en mi cajón de medias. Es injustificable que un periodista de investigación le cobre al gobierno.




Una respuesta a Marco Sifuentes, por Mijael Garrido Lecca ¿Puede un periodista de investigación cobrarle por servicios profesionales al gobierno?

La respuesta tiene dos niveles -como suele pasar- uno legal y uno práctico. Del legal me puedo ocupar sin mucho enredo: es perfectamente legítimo, como adelanté, que un periodista como Sifuentes le haya cobrado, como él dice en el video, a Ministerios por sus servicios profesionales. Nada que discutir. Ahora bien: en el plano práctico sí hay algunas complicaciones. Y ojo: yo no soy periodista como Sifuentes. Pero algo de sentido común guardé en mi cajón de medias. Es injustificable que un periodista de investigación le cobre al gobierno.

¿Por qué es injustificable? No es tan tranca.

Una cosa es el gobierno y otra cosa es el Estado. No habría, creo yo, ningún problema en que un periodista de investigación le brinde sus servicios -como también lo ha hecho Sifuentes- a algunos de los organismos del Estado. El conflicto aparece cuando un periodista le cobra a potenciales investigados, como el Ministerio de Educación, el Ministerio del Ambiente o el programa Juntos. ¿Por qué? Porque si investigas a quien te paga, tu objetividad se puede ver un poquiti(ti)to complicada. Lo mismo con empresas privadas.

Si una empresa minera me contratase para una consultoría o una charla (yo también me cachueleo ah; qué se creen) y después tuviese que escribir una columna sobre la situación de la misma empresa, estaría frente a lo que en la contracarátula de cualquier libro de ética profesional se llama “conflicto de intereses”. No sé si en los copiosos volúmenes que Sifuentes debe haber digerido en sus cursos de periodismo se habrá topado con el término; quiero imaginar que sí. Esta, además, es una regla que no se aplica a todos los periodistas.

Un corrector de estilo, un locutor de noticias, un periodista de opinión, un editor, un camarógrafo y un reportero pueden -perfectamente- brindar servicios al gobierno. Sucede que la médula de su desempeño profesional no se compromete. Un periodista de investigación, en cambio, no puede -bueno, @Ocram lo ha hecho, no debe- comer de quienes investiga; se ve un poco raro. ¿Qué creen ustedes que Marco Sifuentes hubiera escrito de un periodista que escribe sobre Minería y le cobra por servicios a una empresa minera?

¿Qué hubiera dicho Sifuentes -y sus amigos- si un columnista efectivamente recogiese ideas de los amigos de su padre y las plasmase en un diario?¿No saben? Yo sí, porque escribió la columna a la que hoy respondo. Y le importó un carajo que yo jamás haya hablado con Alan García, con Mauricio Mulder o con mi padre sobre TV Perú. Decidió embarrarme por ser hijo de alguien -a quien quiero y respeto, pero con quien no vivo ni trabajo y con quien tengo miles de empatías, pero muy pocas en economía, política, fútbol y religión-.

El problema, y acá termino casero, de querer embarrar a alguien porque sí, es que hay que estar bien metido en el barro para lograrlo. A mí -que soy un veinteañero con mucho que aprender- me han ofrecido contratos por servicios con el Estado en más de un decena de ocasiones. También me han ofrecido publicidad estatal en el diario que dirijo. He cometido miles de errores, pero –quizás porque no me vendo como justiciero- he podido evitar sensualizarme por la plata y convertirme en uno más que tira barro desde el lodazal. Arriverderci. 

¿Si Marco Sifuentes está tan orgulloso de sus chambitas por qué no las consignó en su LinkedIn, que es público? 
Ver: http://pe.linkedin.com/in/marcosifuentes


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: