"Todo los días, antes de salir a robar, hago una oración al Señor Jusucrito para que él sea quien guíe mi pistola, y para que él le diga a la víctima que no haga nada y me dé todo sin poner resistencia", asegura el delincuente.


Asimismo agrega: "Después un porcentaje del botín lo doy en la Iglesia a la cual nunca falto y que Dios tenga en su gloria a todo los putos que maté en pleno trabajo. ¡Gloria Dios!"


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: