Las autoridades de varios países latinoamericanos están investigando uno de las más grandes entramados de corrupción de la región por cuenta de los sobornos que Odebrecht, la constructora más grande de América Latina, habría pagado a funcionarios de numerosos gobiernos durante años. Se trata de un escándalo de alto nivel del que solo se conoce la punta del iceberg y que ya empieza a señalar a presidentes y exmandatarios.


La mayor investigación sobre corrupción en la historia de Brasil, el caso Petrobras, mostró cómo se obtenían beneficios inflando los costos de los proyectos por los que la petrolera contrataba a Odebrecht y esos fondos acababan luego en otras manos. Odebrecht Realizaciones Inmobiliarias, una de las mayores constructoras de Brasil, opera en 27 países, incluido Estados Unidos. Angola y Mozambique son las únicas dos naciones fuera del continente americano en las que opera el conglomerado.

La compañía estaba entre las beneficiadas por el esquema de corrupción masiva que la operación Lava Jato destapó en Petrobras y que incluía a ejecutivos de la petrolera, intermediarios y políticos de diversos partidos.



Pero las malas prácticas de Odebrecht, aparecieron más allá de las fronteras de Brasil. 

El pasado 22 de diciembre, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que 12 países recibieron 788 millones de dólares en sobornos por parte de Odebrecht a cambio de contratos en 12 países de 2001 a 2016. El Departamento de Justicia le impuso una multa a la empresa de 3.500 millones de dólares.





Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: