"Siempre damos la cara", sostuvo la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, al defender a sus hermanos ante la reciente investigación que se inició contra ellos por presuntamente haber incurrido en lavado de activos. Al haberse pronunciado en nombre de su familia, el ex primer ministro Pedro Cateriano le recordó una verdad incómoda.
"Señora Keiko Fujimori, su familia nunca ha dado la cara. Su padre huyó y fue extraditado, y sus tíos son prófugos de la justicia", rememoró este domingo el expremier del gobierno nacionalista a través de Twitter. 
El mensaje de la lideresa fujimorista tenía como fin abogar por sus hermanos Hiro, Sachie y Kenji Fujimori, a quienes la Fiscalía tiene en la mira por el sobredimensionado incremento patrimonial de la empresa Limasa. "Siempre damos la cara. Basta de cortinas de humo con investigaciones sin fundamento y acusaciones falsas al fujimorismo para tapar (caso) Odebrecht", tuiteó la ex candidata presidencial el último sábado.

Tal como lo señala Cateriano, sus tíos Rosa y Juana Fujimori, y el esposo de aquella, Víctor Aritomi, se encuentran en condición de prófugos de la justicia y refugiados en Japón, pues han sido acusados, entre otros malos manejos, de haberse aprovechado de las donaciones de empresas y ciudadanos japoneses destinados a los niños pobres del Perú. Así lo indicaron recientemente a La República la Procuraduría Anticorrupción y el Poder Judicial.


Y como todos los peruanos lo recuerdan, a fines del año 2000 el entonces presidente Alberto Fujimori abandonó el cargo y se refugió en Japón, en donde goza de nacionalidad, y renunció al cargo a través de un fax. Allí permaneció refugiado por unos 5 años, hasta que se trasladó a Chile y desde allí fue extraditado.


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: