Evangelina Chamorro (32), la mujer que emergió del huaico por el que era arrastrada y salvó su vida, fue dada de alta este miércoles por el hospital María Auxiliadora. En una conferencia de prensa, la vecina de Punta Hermosa que se convirtió en el símbolo de la lucha contra la furia de la naturaleza, contó lo que vivió desde que fue arrastrada por las aguas hasta que se salvó.

El drama de Evangelina comenzó el miércoles 15 de marzo, cuando estaba en su corral en el asentamiento humano Villa Navarra tras dejar a sus hijas en el colegio. “Estaba con mi esposo y escuché un sonido. Salí a ver y el lodo estaba a mi lado. Ya me estaba llevando cuando mi esposo me jaló y me hizo agarrar un tronco prendido al lado del corral. Me pidió calma, yo estaba desesperada. El palo se quebró, él me tenía de la mano pero el lodo me tapó y me resbalé de su mano”.


Esperanza y salvación. El esposo de Chamorro le pidió que nade para salvarse, pero no pudo. "Pedía ayuda y nadie me escuchaba. El lodo seguía llevándome, me perdí y no vi a mi esposo. Durante todo ese rato tragué lodo, me llené de barro. Me dije qué será de la vida de mis hijas sin padre ni madre. Le pedí a Dios que me dé fuerza pensando en ellas".


Mientras era llevada por el huaico, Evangelina vio a gente que corría para ayudarla. "No podían, hasta que llegué al puente de Punta Hermosa. Le agradezco a Dios mucho, le pedí que me dé fuerza porque yo ya no tenía, ni siquiera para respirar. Le dije al Señor que no quería que mis hijas pierdan a su madre. Cuando salí de los escombros, solo recuerdo que di dos pasos. Desde allí no sé quién me cargó, me desperté en la ambulancia".


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: