Raúl Vargas se suma a defenestrados Alfonso Baella, Augusto Alvarez Rodrich, Pedro Tenorio y Enrique Castillo

El escándalo del llamado “caso Lavajato” y las denuncias sobre la corrupción de la empresa brasileña Odebrecht ha ido costando importantes puestos y espacios mediáticos a conocidas figuras de la prensa y televisión, que recientemente quedaron en evidencia como asalariados de la referida transnacional hoy envuelta en acusaciones por coimas y sobornos.




Ayer fue el turno del veterano periodista Raúl Vargas, quien desde fines de enero ya no era figura recurrente del tradicional espacio radial “Ampliación de Noticias” en RPP. Su lugar ha sido cubierto ahora por Aldo Mariátegui, exdirector de Correo y conductor de un programa en Radio Capital y, por paradoja, el periodista que en 2011 denunciaba la intromisión de empresas brasileñas en la política nacional, tras lo cual llegó a ser despedido del medio que entonces dirigía.

El veterano Vargas, quien fue sindicado por la revista Hildebrandt en sus Trece de colaborar con Odebrecht como jurado en sus concursos de periodismo y de elaborar un libro a cuenta de la empresa sobre la gastronomía de Perú y Brasil, ahora pasará a ser el “consejero editorial” de RPP y dará todas las mañanas un breve comentario sobre la coyuntura. Además, la emisora ha adelantado que conducirá a futuro un programa político nuevo, pero no hay fecha del mismo en la parrilla televisiva de RPP.


Otro caso similar ocurrió con Pedro Tenorio, quien conducía el noticiero matutino de Latina y ahora ha sido despedido por mutuo acuerdo, puesto que será reemplazado por la conocida periodista de espectáculos, Magaly Medina.

Tenorio, que ya anunció su despedida en buenos términos con la televisora de Jesús María en su cuenta de redes sociales, fue señalado por haber laborado para Odebrecht en 2014 para manejar aspectos comunicacionales del proyecto de construcción de la Costa Verde del Callao. En su defensa, el hombre de prensa dijo que el trabajo lo hizo cuando no estaba vinculado a los medios.


Lo había antecedido en ese trance el conocido Augusto Alvarez Rodrich, exdirector de noticias de Latina y que tuvo una sonada salida poco después de destapado el escándalo del concurso de periodismo financiado enteramente por Odebrecht en 2014, con US$ 250 mil entregados a la ONG IPYS, en la que era presidente. El caso salpicó también al conocido periodista de investigación, Ricardo Uceda, quien al igual que Alvarez Rodrich todavía permanence como colaborador y columnista del diario La República.

Hace pocos días también se quedó sin programa el abogado devenido en consultor de redes sociales, Alfonso Baella Herrera, quien tenía a su cargo el espacio “Redes y Poder” por la señal digital de ATV+. Entre 2008 y 2014 trabajó para Odebrecht revisando las cuentas de redes sociales de esa corporación, además de sus videos institucionales. Además, su hermana Pilar Baella era la jefa de prensa de la constructora brasileña. Ahora ha sido reemplazado por la joven comunicadora Marisel Linares.


Y por último, el veterano periodista Enrique Castillo fue señalado como el “asesor” del hoy procesado exdirectivo de Odebrecht, Jorge Barata, y poco después de esa revelación se quedó sin su tradicional columna dominguera en el diario Perú 21. Todavía se mantiene como conductor del programa Agenda Política, que se transmite por Canal N en el horario estelar de los domingos por la noche.


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: