No hay peor castigo para una madre que su hijo o hija la abandone en los momentos más difíciles y tristes de su existencia. Esto fue lo que pasó con Keiko Fujimori. Ella prefirió el dinero sucio de su padre antes que apoyar a su madre, Susana Higuchi.

”Keiko, me abandonó prefirió el sucio dinero de su padre, para mí tiene cara de diablo”, dijo Susana Higuchi con lágrimas en los ojos tras esta terrible experiencia, información que fue recogida por la Revista Caretas.



Alberto Fujimori desde el momento que ganó las elecciones presidenciales en la segunda vuelta, cambió radicalmente para con su esposa de entonces, Susana Higuchi en 1990. 

Pero lo peor vino después, cuando Higuchi denunció que los hermanos de Fujimori, hoy prófugos de la justicia, se habían robado las donaciones que Japón envió para los pobres del Perú. Desde entonces era sometida a constantes maltratos, torturas y electroshock para mostrarle a la prensa como una mujer loca.


En 1994 Susana Higuchi se divorcia de su esposo y en 1995 intenta candidatear a la presidencia siendo arbitrariamente impedida por el Jurado Nacional de Elecciones en ese entonces dominado por Fujimori. Fue ridiculizada en los medios de comunicación digitados desde el SIN en ese tiempo.

Pero, ¿qué era de sus hijos? bueno, prefirieron la opulencia que le brindaba estar con su padre y dejaron a su madre a merced de las torturas, el abandono y el maltrato psicológico del aparato estatal.

Fuente: Panamericana y la Revista Caretas


Axact

Somos pobres, pero honrados.

La gentita de El Diario de Jhon Ney trabaja más de 25 horas diarias para llevarles los más divertidos contenidos y noticias del Perú y el Mundo. Instamos recomendar la página porque pronto regalaremos tapers como cancha.

Publicar un comentario: